César Márquez, Décima Generación que nuevamente revoluciona el Bierzo. Un miembro de la nueva ola que viene a posicionar al Bierzo como una región diferenciada de prestigio mundial.

César Márquez conforma la décima generación de viticultores de la misma familia dedicados a la viña. La misión de su proyecto es que cada uno de sus vinos sea una perfecta representación del lugar del que proceden. Respeta el proceso de elaboración e intervine lo menos posible. Se trata, al fin y al cabo, de trabajar como antaño.

Al llegar la vendimia de 2015 y con las ideas claras, César comenzó a elaborar el vino de Godello con el que siempre soñó: con uvas de cepas centenarias, procedentes de dos parcelas muy específicas que le otorgaron apenas 650 botellas.

Estudió en la escuela de Requena en 2007. Allí aprendió la teoría, pero su práctica la vivió con su tío, Raúl Pérez. Los libros son una cosa, y la práctica otra. En 2011 comienza a trabajar en la Bodega de Raúl, justo el año en el que fundan juntos La Vizcaína.

Durante 2015 hace su primera vendimia en Argentina, con los Hermanos Michelini y a la vuelta decide comenzar a elaborar su propio proyecto con el referente de Borgoña, y la filosofía de las parcelas. Empieza únicamente con 4 barricas.

En 2017, pasa a trabajar como enólogo de la bodega familiar: Castro Ventosa, constituyendo como la décima generación de la saga familiar. En Castro, junto con Raúl Pérez, forman un tándem mágico responsable de la elaboración de algunos de los vinos de mayor prestigio del mundo.

Dentro del proyecto personal, la idea es representar un lugar: desde una región, a un pueblo o una parcela. Dentro de cada botella: mínima intervención y trabajo como antaño, utilizando raspones y maceraciones largas.

En cada vino de parcela los suelos y la orientación son diferentes, la mezcla de uvas en el vino son tal y como están en el viñedo, respetando la mezcla de blancas y tintas, buscando un perfil atlántico y fácil de beber.

Los Vinos del Proyecto.

El proyecto está formado por:

  • La Salvación, elaborado con uvas de godello centenario.
  • Parajes, un Vino de Región, mezclando así parcelas de 7 pueblos diferentes de Bierzo.
  • Las Firmar, un Vino de Villa, mezclando así uvas solo de parajes de Valtuille.
  • Los Vinos de Parcela, representando así las parcelas y sus singularidades, muy pobres y con importantes cualidades:
    • El Rapolao.
    • El Llano.
    • Pico Ferreira.
    • Sufreiral.

Fiel a sus raíces, el elaborador puso el ojo en una de las parcelas más prestigiosas y peculiares del Bierzo: El Rapolao. Este viñedo de no más de 3 hectáreas se encuentra en la localidad de Valtuille y ofrece uvas a diferentes vignerons, quienes han conseguido unas elaboraciones de calidad excelente. Así, César Márquez vio la oportunidad de crear su propio vino con el fruto de esta parcela.

César es sin duda una de las más rutilantes estrellas del panorama vitivinícola nacional, con presencia internacional. Presente en el FED 2019, es un destacado miembro de la nueva ola que viene a posicionar al Bierzo entre las regiones de mayor potencial mundial.

Décima Generación que nuevamente revoluciona el Bierzo