Akilia es un proyecto personal de Mario Rovira. Cuando los romanos llegaron al Bierzo, fascinados por la grandeza de unos montes que se imponían delante de ellos, observaron la presencia de un gran número de “Aquilias” (águilas) que sobrevolaban los montes, otorgándoles así el nombre de Montes Aquilianos.

Mario Rovira ha sido denominado como la fuerza tranquila del Bierzo. Hombre muy bien formado y viajado, con los pies en el suelo y con ideas claras sobre qué potencial quería para sus vinos. Muy analítico, meticuloso y estudioso de las peculiaridades de cada zona que pudieran adaptarse a lo que él quería visita el Bierzo y elige el Bierzo. Él cree que en el Bierzo ya está pudiendo hacer los vinos que tenía en su cabeza.

Mario es uno de los máximos de los máximos exponentes de la nueva ola que ha impulsado de nuevo al Bierzo como una de las mejores comarcas vitivinícolas del Mundo. Akilia nace con la voluntad, el esfuerzo y la ilusión por recuperar viñedos viejos de variedades autóctonas, como es el caso de la Mencía, en un entorno de especial interés enológico y de gran belleza, como es el Bierzo.

Con una superficie total de 4 hectáreas, los viñedos de Akilia se dividen en tres parcelas, Villarín, Fontairo y Valdesacia, diferenciadas tanto por su orientación como por su tipología del suelo.

El viñedo tiene una densidad de plantación de 4.400 cepas/ hectárea de Mencia y Palomino fino, con un marco de plantación de 1,5 metros por 1,5 metros, formado en vaso tradicional, dividido en dos laderas y con edades comprendidas entre 77-114 años.

La conducción del viñedo se hace de forma razonada, intentando comprender y respetar en todo momento los procesos biológicos que permiten un desarrollo sostenible del viñedo y de la fauna útil.

Vinificaciones muy respetuosas con las variedades de uva.

Con la intención de respetar al máximo las particularidades de la viña, la vendimia se realiza sin sobre madurar la uva, buscando grados alcohólicos bajos, vinos frescos y sin sobre extracciones en bodega.

Se vendimia de forma manual en cajas, vinificando las parcelas por separado en depósitos de hormigón con temperatura controlada durante toda la fermentación alcohólica. La crianza del vino se realiza durante 12 meses en barricas francesas de 225 litros, 228 litros y 300 litros.

Estos son los Vinos para el FED 2019.

Villa de San Lorenzo – Blanco.

Viñedo: Con una superficie de 0,5 Ha, la parcela de Fontairo está situada en una ladera orientada al oeste con suelos franco arcillosos sobre cuarcitas y pizarras. Viñedo de 75 años con una densidad de plantación de 4.400 cepas/Ha de Palomino y Doña blanca, marco de plantación de 1,5m por 1,5m y formado en vaso tradicional.

Elaboración: Se vendimia de forma manual en cajas, fermentación en depósito de 2.000 litros donde permanece durante toda la fermentación alcohólica y con una posterior crianza sobre lías finas durante 5 meses en depósito. El 30% del vino tiene una crianza en barrica francesa usada de 228 L durante 5 meses.

Producción: 2.133 botellas.

Villa de San Lorenzo – Tinto.

Viñedo: Fontairo (2,5 Ha), situada en suave ladera orientada al oeste con suelos franco arcillosos sobre cuarcitas y pizarras. Viñedo de 80 años con una densidad de plantación de 4.400 cepas/Ha de Mencia, marco de plantación de 1,5 m por 1,5 m y formado en vaso tradicional.

Elaboración: Se vendimia de forma manual en cajas, vinificando la parcela por separado en deposito de hormigón, crianza en el mismo depósito y crianza del 30% en barrica francesa de 228 litros durante 12 meses. Coupage: 90% Fontairo y 10% Villarin

Producción: 9.218 botellas.

Villarín.

Viñedo: Con una superficie total de 1 Ha, la parcela de Villarin, esta situada en suave ladera orientada al este con suelos franco arcillosos sobre pizarras y cuarcitas. Viñedo de 92 años con una densidad de plantación de 4.400 cepas/Ha de Mencia, marco de plantación de 1,5 m por 1,5 m y formado en vaso tradicional.

Elaboración: Se vendimia de forma manual en cajas, vinificando la parcela por separado en depósito de hormigón donde permanece durante toda la fermentación y donde realiza una crianza en el mismo depósito de hormigón durante 9 meses.

Producción: 1.946 botellas.

K.

Viñedo: Con una superficie total de 0,4 Ha, la parcela de Valdesacia, esta situada en ladera orientada al este con suelos franco arenosos sobre cuarcitas y pizarras. Viñedo de 112 años con una densidad de plantación de 4.400 cepas/Ha de Palomino y Doña Blanca, marco de plantación de 1,5 m por 1,5 m y formado en vaso tradicional.

Elaboración. vendimia de forma manual en cajas, vinificando la parcela por separado en depósito de 1.000 litros donde permanece durante toda la fermentación alcohólica y con una posterior crianza sobre lías finas durante 5 meses en depósito.

Producción: 1.266 botellas