Cantariña, vinos para disfrutar pensados para pasarlo bien elaborándolos y bebiéndolos; reír y transmitir lo más directamente posible el espíritu y la magia de las viñas del Bierzo.

Nos cuentan en Villafranca del Bierzo que de toda la vida en el pueblo se elaboraba vino para su venta en graneles hacia el mercado gallego cuando un visionario, D. José Álvarez de Toledo decidió hacer algo distinto: embotellar un vino de calidad siguiendo la idea que hay detrás del concepto de Château francés, y así junto con el viticultor Francisco Pérez lanzaron el primer vino moderno de la Comarca: Valdeobispo. Este espíritu, muy conocido en Rioja, y que ha alimentado a alguno de los grandes iconos de la enología patria, es el que ha movido a los cinco hermanos Ysart Álvarez de Toledo (Fede, Consu, Sonso, Santi y Jorge) hacia el regreso familiar a la viticultura y elaboración de vinos.

Todo comenzó como un juego entre hermanos, entrañable y casi infantil, y ahora ya se consolida en un proyecto solvente con el que quieren presentar en el mercado cerca de 12.000 botellas en el que la legendaria Cabaña de Los Pinos sirve de corazón e impulso en pleno Camino de Santiago entre Valtuille de Arriba y Villafranca del Bierzo.

Hablando con Santi nos comenta con pasión desenfrenada su sincera razón de ser: conservar las viñas de la familia que son un tesoro en El Bierzo, y recuperar la tradición de elaborar y dar de beber a los demás nuestro vino.

Son vinos pensados para pasarlo bien elaborándolos y bebiéndolos. Reír y transmitir lo más directamente posible el espíritu y la magia de nuestras viñas. Embotellamos paisajes y parajes singulares. Nuestra obsesión es mantener y cuidar las viñas para las generaciones futuras, y no hay manera más sostenible que centrar el cultivo en prácticas respetuosas con el medioambiente y la biodiversidad. Dejar que esa maravilla de uva se refleje en los vinos e intervenir lo menos posible en ellos. No hace falta saber nada más para entenderlos, sólo disfrutarlos.

Difundir y compartir con los más jóvenes estos valores en el FED 2019, ¡¡Cantariña, no podían faltar!!

Con este espíritu e ilusión, ya contagiados por la magia de esos viñedos, se muestran ilusionados por transmitir este mensaje a los más jóvenes a través de nuestro FED 2019 donde presentarán las siguientes elaboraciones:

  • Cantariña 2: Viña de los Pinos 2017. Parcela: Viña de los Pinos. 90% Mencía y 10% Otras. Suelo arcilloso Calcáreo con orientación Norte y altitud desde 550 a 600 metros. Crianza de ocho meses en roble francés de varios usos.
    • Nuestra mencía más característica. Las cepas de esta viña se plantaron en el año catapum… nosotros la hemos recuperado y hecho un esfuerzo por compartir este tesoro del Bierzo. Un vino que representa un paraje icónico. Elegancia, fruta, frescura y muchas ganas de abrir una segunda botella siempre.
  • Cantariña 1: La Garnacha 2015. 100% Garnacha Tintorera. Suelo Arcilloso Calcáreo Orientación Sur 550 m. 12 meses en roble francés.
    • Un vino muy especial, el embrión de Cantariña Vinos de Familia y por eso lleva el #1. Elaborado con uvas de una única viña muy vieja al borde del Camino de Santiago en Villafranca. Perfumado y fresco, de atractivo color oscuro, granate intenso, característico de la Garnacha Tintorera, con aroma a bayas negras y jardín, tiene un marcado carácter frutal y por su baja graduación alcohólica es un vino de trago fácil pese a su complejidad y delicadeza. Ideal para aperitivos, comidas divertidas y desenfadadas, con amigos… y ¡para el FED!
  • Cantariña 4: Doña Blanca 2017 (Parcelas: Viña de los Pinos y Valdeobispo. 80% Doña Blanca y 20% Palomino. Suelo Arcilloso Calcáreo Orientación Norte Altitud 500-600 m.
    • Siempre creímos que, además del Godello, las otras castas blancas del Bierzo podrían dar grandes vinos. En la cima de la colina de Los Pinos hay cepas muy viejas de Palomino y Doña Blanca. También en la parte alta de Valdeobispo. Y con ellas hicimos nuestro primer blanco. Color paja. No es coña: sabe a uva. Y a vino, claro.  Cantariña 4 es, como bien dicen unos buenos amigos, fruto de la tenacidad e incluso cabezonería por poner nuestras variedades blancas a la altura que merecen.

Estamos encantados de recibir este nuevo proyecto en nuestra edición del FED 2019 y ya estamos deseando compartir un gran día con nuevos y viejos amigos. ¡Cantariña no podían faltar!