La Perdida es el proyecto personal de Nacho González, en su búsqueda de vinos naturales con la mínima intervención y la recuperación de cepas viejas en vaso. «El hecho de no intervenir absolutamente nada en los vinos, así como el de cuidar las viñas libres de cualquier producto químico me colocó en el límite de lo que muchos en España llaman los frikis del vino», apunta este vitivinicultor.

Así, para Nacho González es vital que no se pierda la relación hombre-viña que durante siglos ha sobrevivido en Valdeorras. Desde 2012, elabora sus vinos en una recuperada bodega de Larouco (Orense) con uvas de ‘godello vello’, mencía, garnacha, sumoll, dona branca y palomino, entre otras variedades, recogidas manualmente de cuidados y singulares viñedos como O Trancado, Casar do Bispo, O Pando, O Chao, Alto de A Ermida y otras fincas más pequeñas.

En el Festival Estival Demencial (F.E.D.), los asistentes podrán disfrutar de un ejemplo de vinos naturales y de Valdeorras de mano de algunas de las elaboraciones de La Perdida. Es el caso de O Trancado (con un 70% garnacha y un 30% mencía), Proscrito Clarete (con 95% palomino y 5% garnacha tintorera) y A Chaira (un blanco 100% dona branca).

perdida nacho gonzález

Más información en www.laperdida.es