María Zamarreño es el alma de Dominio de los Cerezos. El cuerpo, su bodega ubicada en Molinaseca. En ella, esta enóloga con raíces bercianas y asturianas experimenta con el fruto de su viñas, buscando el perfecto ensamblaje entre las diferentes expresiones de la uva mencía.

De esta manera, nace su vino Van Gus Vana, un vino muy singular y muy especial en el que María une la mencía de diferentes zonas de plantación -Molinaseca, Congosto y San Juan de Paluezas-.

Con viticultura ecológica y crianza en barrica de roble francés, el resultado es un vino equilibrado, con complejidad de matices y capacidad de evolucionar con el tiempo en la botella. Expresividad y singularidad marcan su carácter, con aromas a «fruta negra de zarza madura, hierbas y flor de cerezo» y taninos aterciopelados.

dominio cerezos maría zamarreño

Más en www.dominiodeloscerezos.com