El joven enólogo navarro Diego Magaña llegó al Bierzo por amistad, de la mano de Raúl Pérez, que le acogió en Valtuille con su proyecto Domino de Anza.

Tras este nombre, un cariñoso y velado homenaje a su madre Esperanza. «Raúl me invitó a venir y pensé: ¿por qué no?», recuerda Diego, que confiesa que «ahora no me sacan de ahí ni con espátula». Con la vendimia de 2014 elaboró su primer Bierzo -2.000 botellas- con uvas compradas a viticultores de Valtuille y Otero, principalmente.

Así, cuenta en la actualidad con dos etiquetas, Dominio de Anza Selección de Parcelas y Dominio de Anza Finca El Rapolao, mientras prepara el lanzamiento de un nuevo vino parcelario. Vinculado al vino por lazos familiares a través de la bodega navarra Viña Magaña y con otro proyecto en La Rioja Alavesa, su filosofía en el Bierzo es buscar la identidad de la parcela y la calidad, siguiendo el concepto de Borgoña. «Es un trocito de tierra representado en una botella», añade.

anza diego magaña

Dos Bierzo y un Rioja

Al Festival Estival Demencial, Diego llevará Dominio de Anza Selección de Parcelas, es un vino elaborado con mencía que proviene de diferentes viñedos de Valtuille y Otero, y Dominio de Anza Finca El Rapolao, con uvas de viñas de esta paraje. Fue una de las fincas que nadie quería puesto que son de las más frías y por tanto de maduración más difícil”, explica el joven enólogo. Para esta elaboración vinifica la uva con un 90% de raspón y le da una crianza de 12 meses en barrica francesa usada.

Además, también traerá un vino de su proyecto en Rioja Alavesa, Anza, que es un 95% tempranillo, 3% de garnacha y el 2% restante de malvasía y viura. “Es tempranillo de la zona de Laguardia que tiene un carácter diferente a la de El Villar”, apostilla.