«Más que una bodega somos un proyecto de vida», aseguran desde Bodegas Belote, que pasarán por el Festival Estival Demencial (F.E.D.) el próximo 27 de julio para presentar sus vinos de cueva, elaborados de forma tradicional en Tierra de Campos.

Así, darán también a conocer ‘Para toda la vida’, como se llama su proyecto de crowdfunding orientado a la recuperación del valor de las cuevas y el patrimonio vitícola de su pueblo. Si quieres conocer más información sobre esta iniciativa y «ser ‘belote’ para los próximos diez años» haz clic AQUÍ.

Desde esta bodega destacan que elaboran vinos sin intervención, tienen el respeto a lo que la tierra y el clima dan, a la prieto picudo que cultivan y a la viticultura como principio indeleble en Roales de Campos. «La cueva es el nexo entre el viñedo y los vinos», añaden, para recordar que «es como la chistera de un mago, tiene vida propia, está en movimiento».

cueva

La magia de la cueva

En Bodegas Belote les gusta decir que la cueva es quien provoca la magia de la fermentación y junto con la influencia de los microorganismos marcan el punto de partida inherente a sus vinos. «Aunque creemos en la tradición miramos hacia el futuro inmediato que marca nuestro camino, la mejora continua y la apuesta por la elaboración de vinos orgánicos y naturales que demuestren el potencial de los suelos y el valor innegable del territorio», recalcan.

Los vinos de cueva que se podrán catar en F.E.D. serán el Belote 2015 (un vino tinto de uva prieto picudo elaborado en depósitos de hormigón y 12 meses en barricas de roble francés) y Calandria 2016 (otro tinto de prieto picudo con elaboración en depósitos de hormigón y 3 meses en barrica). También llevarán hasta los corredores del palacio del castillo de los Templarios su Calandria Rosado 2017 y Calandria Verdejo 2017, su primer vino blanco con paso por tinaja de barro.

cueva
La etiqueta de su primer blanco, el Calandria Verdejo 2017.

Más en www.bodegasbelote.es