Las exportaciones de la Denominación de Origen (DO) Bierzo generaron 17,8 millones de euros en 2017, lo que supone un incremento del 13% respecto al año anterior. Un aumento importante en el valor económico de nuestros vinos, por encima del crecimiento del volumen de ventas en el mercado exterior, con una subida que se queda en el 4%, pasando de 2.953.000 litros a 3.071.000 litros. Y es que esto significa que no sólo se vende más sino que se vende cada vez más a un mayor precio, generando una mayor riqueza en torno al negocio del vino en la comarca.

Este es uno de los datos del Informe Nielsen que hacen referencia a evolución de la comercialización de los vinos bercianos y que fue presentado este lunes por la consejera de Agricultura de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, y la presidenta del Consejo Regulador de los Vinos del Bierzo, Misericordia Bello.

Precisamente, para Bello ese es el dato “más significativo” del Informe Nielsen respecto al Bierzo. “Independientemente de la subida en la cantidad de vino que se vende, hay un dato novedoso y muy interesante y es que hemos subido el precio, que es uno de los objetivos principales porque va a generar riqueza en toda la cadena de valor del vino, desde el que lo vende hasta el viticultor”, añadió.

En la tendencia.

Así, la DO Bierzo sigue la misma tendencia que el resto de DO de Castilla y León (Ribera de Duero, Rueda, Toro, Cigales y Tierra de León), marcada por un aumento de la comercialización y de su valor. Según el estudio de la consultora Nielsen, el 2017 ha sido un buen año para este conjunto de vinos con Denominación de Origen con un aumento global del 7% en las ventas, tanto en el mercado interior como exterior, que ya representa un 21% -en el caso del Bierzo ese porcentaje se eleva por encima de la media regional hasta el 32%.

Este crecimiento, resaltó la consejera de Agricultura, se ha producido en todos los canales, desde los tradicionales (+5,6%) a los canales especialistas (+8%) y las exportaciones (+13%). A este respecto, Milagros Marcos, subrayó el aumento de las ventas en el canal especialista (Internet, vinotecas, bodegas y tiendas gourmet) porque suponen para los vinos con DO de Castilla y León “un tercio del volumen de ventas y casi el 60% de la facturación”.

La presencia de estas DO en los canales generalistas o tradicionales (hostelería y alimentación) también aumenta y Castilla y León ha visto crecer en 2017 su cuota de mercado nacional hasta el 24,4%, situándose en segunda posición y sólo por debajo de La Rioja, que sigue a la cabeza con el 32,2%.